Testimonios

Testimonio equinoterapia niño
Diagnostico: Retraso del desarrollo psicomotor global y síndrome hipotónico global.
Hace 6 meses llego un niño a nuestra fundación, que conmovió nuestro corazón, él no podía caminar ni mantener su control postural por su patología base, presentaba timidez y miedo a caerse y debido a lo mismo no se lograba desenvolver como un niño acorde a su edad, su mayor expresión era a través de sus ojitos, ya que no se comunicaba ni sociabilizaba.
Se instauro un plan de tratamiento mediante nuestros 3 módulos y la creación de objetivos mediante su evaluación. En el transcurso del tiempo hemos evidenciado significativos cambios a nivel funcional y ver que cada día llega con alegría nos llena de emoción. ya puede desplazarse y realizar marcha con mínima asistencia, nos llena el alma ver sus avances casi milagrosos, incluso ya posee un buen control cervical , tronco, equilibrio, coordinación, fuerza global y reacciones de enderezamiento. Al mejorar su postura ha incrementado su área visual, lo que provoca en él una mayor conexión con el entorno, todo esto gracias a un trabajo de varias sesiones de equino terapia y de rehabilitación, con mucha dedicación y sobre todo amor…

Testimonio equinoterapia adulto
Diagnostico: Patología crónica provocada por un accidente cardio vascular.
Siempre recordaremos la primera visita a nuestro centro, se desplazaba en silla de rueda junto a su esposa, se realizó su evaluación y se fijaron objetivos muy difíciles, por cierto, desplazarse en forma independiente con una marcha más estable posterior a un accidente Cardiovascular que cambio su vida.
Desde su ingreso ha pasado por varias etapas, en la cual se han hecho planificaciones en base a su desarrollo motor y la diferenciación de trabajos tanto en equino como en sala para potenciar aun mas su funcionalidad, es un proceso continuo y de mucho compromiso de nuestro usuario, logrando la añorada independencia, trasladándose solo en su vehículo sin ayuda técnica, es un ejemplo donde la constancia más la perseverancia complementada con un buen equipo de trabajo, consiguió resultados increíbles.

Testimonio cabalgata terapéutica
Diagnostico: Síndrome de Tourette.
Aunque los niños con el síndrome de Tourette a menudo se desempeñan bien en una sala de clases normal, algunos problemas con el aprendizaje, el déficit de atención con hiperactividad, síntomas obsesivo-compulsivos y frecuentes tics tienden a interferir gravemente con su rendimiento académico o integración social.
Luego de ser sometidos a un examen exhaustivo, los estudiantes deberían ser dados a conocer en un entorno educacional para poder así apoyar sus necesidades individuales. Los estudiantes pueden necesitar profesores particulares, clases especiales y en algunos casos escuelas especializadas.
Todo estudiante con el síndrome de Tourette necesita un ambiente tolerante y compasivo que lo anime a trabajar al máximo de su potencial y que sea lo suficientemente flexible para adaptarse a sus necesidades individuales. Este ambiente puede incluir un área privada para el estudio, rendir exámenes fuera de la sala de clase normal e incluso exámenes orales en aquellos casos en que los síntomas del niño interfieren con su habilidad para escribir. Los exámenes sin límites de tiempo reducen el estrés para los estudiantes que padecen del síndrome de Tourette.
Nuestro jinete en compañía de sus padres se presentó en busca de alguna actividad que pudiera apoyar a su hijo para superar algunas de las conductas y episodios que le afectaban en su día a día, una vez en conocimiento de su estado actual donde visiblemente lo más afectado es su autoestima y una crisis de pánico que no le permitían desarrollar ninguna actividad viéndose afectada su integración social y por ende su entorno.
Se planifican estrategias a corto plazo y fórmulas objetivos para fortalecer su estado anímico y emocional, siendo la cabalgata terapéutica una actividad clave, logrando en él convertirse en un niño Feliz y participativo, con gran desplante escénico, donde baila en público y muestra sus destrezas ecuestres en eventos donde los aplausos han sido su mejor medicamento.
Hoy vemos un niño sin temores muy motivado que día a día desea estar junto a su caballo.